Recomendado del mes

miércoles, 17 de octubre de 2012

Kor Phaeron - Tercer hijo de la Maldad

Hoy este nuevo personaje, relativamente con respecto a los anteriores y mucho menos conocido que el resto de personajes de los que vamos a hablar por aqui, llega otra vez de  la maravillosa colaboración de Wikihammer con FanHammer. La unión hace la fuerza. Buen trabajo chicos. Que nuestros FanHammeros lo disfruten…

“Kor Phaeton, líder espiritual de Colchis, padre adoptivo de Lorgar, poder en la sombra, germen de la herejía…
¿Puede la maligna influencia de un solo hombre cambiar el destino de un imperio?”


Cuando el primarca Lorgar llegó, aún como bebé, a Colchis,KorPhaeron era el Sumo Sacerdote del Cónclave, una fe dedicada a entidades que de hecho eran los Dioses del Caos en apariencias más benevolentes. Colchis era un planeta de profunda religiosidad, y El Cónclave era su religión más importante.
Lorgar se instruyó en su templo y pronto se convirtió en un ferviente y carismático predicador. KorPhaeron observó a ése niño venido del cielo con la convicción de que había encontrado al próximo gran líder espiritual de Colchis, y lo apadrinó.
La influencia religiosa de Lorgar crecía más y más, y ascendió rápidamente en la jerarquía eclesiástica del Cónclave bajo la mano protectora de KorPhareon. El Sumo Sacerdote, seguro de su apuesta, se mantuvo junto al primarca a través del violento cisma que sufrió el credo tras manifestar Lograr su creencia en la venida del nuevo y verdadero Dios de Colchis, que no sería otro que el Emperador. Estas creencias contravenían el canon establecido y sus enemigos declararon hereje a Lorgar.
El Emperador llegó a Colchis menos de un año después de que todos los opositores religiosos de Lorgar fueran asesinados violentamente. Se dice que en ésta primera Purga una tercera parte de la población de Colchis desapareció.

Lorgar reconoció al Emperador como su padre y todo el conjunto de creencias de Colchisse modificó poniendo al Emperador como centro, como salvador de la humanidad.
Las elaboradas celebraciones litúrgicas y muestras de piedad duraron meses, organizadas en gran parte por KorPhaeron; aunque se dice que el Emperador no las aprobaba pues rechazaba la religión organizada en general. El Emperador no había comenzado la Gran Cruzada para atar otra vez a la Humanidad con las cadenas de la superstición y la ignorancia, sino para expandir la luz de la razón y la ciencia.
Al final de estas celebraciones, se puso a Lorgar al mando de la Legión XVII, los Portadores de la Palabra. Sus acólitos más jóvenes y fuertes fueron implantados con la semilla genética de su Primarca; pero KorPhaeron era demasiado mayor, lo que hacía arriesgado el procedimiento genético. Sin embargo, el aprecio que le tenía Lorgar y el fervor del Sumo Sacerdote por unirse a la santa cruzada lograron que se decidieran a iniciar el proceso.

Al parecer, su condición de Astartes fue improvisada por una combinación de la biónica, las cirugías de rejuvenecimiento y el “gen limitado forjado“. De ese modo, se encuentra entre los niveles de humano y astartes, pero no parece ser ni lo uno ni lo otro. KorPhaeron sobrevivió al duro proceso de mejora y se convirtió en el principal consejero de Lorgar, su lugarteniente y el comandante de la Primera Compañía de los Portadores de la Palabra.El segundo al mando de su legión a todos los efectos.
Quizá debido a que no era completamente un Astartes, y a su súbito y encumbrado ascenso en la Legión, se ganó el recelo del resto que ya combatía unido antes de conocer a su Primarca; aunque todos estaban de acuerdo en que era un hombre sabio y un predicador respetable.
El modo de actuar de los Portadores de la Palabra durante la Gran Cruzada en sus primeros cien años fue eliminar toda herejía dentro del nuevo Imperio del Hombre. Textos e iconos de otras religiones fueron quemados. Se supervisó la construcción de vastos monumentos y catedrales venerando al Emperador. Los capellanes dieron grandes sermones a las masas.
Y, por supuesto, acabaron violentamente con todo el que no acató la nueva fe.
Aunque en un inicio el Emperador lo había tolerado, según la Gran Cruzada llegaba a su final cada vez se agotaba más su paciencia. Finalmente prohibió a los Portadores seguir con sus actividades religiosas, que no hacían más que retrasar la Cruzada, recordándoles que su deber era reunificar la galaxia en torno a la Verdad Imperial y no predicar Su divinidad.

Por último, y harto de que le ignoraran, el Emperador ordenó a los Ultramarines acabar con la ciudad de Monarchia, la favorita de los Portadores; tras lo cual él mismo los obligó psíquicamente a arrodillarse y los reprendió duramente ante las ruinas humeantes de su mayor logro,diciendo que le habían fallado al Imperio y a Él; estando presentes los Ultramarines, los Custodes y el mismo Malcador.
Ninguna Legión había sido amonestada de aquella manera hasta ése momento; y todos los Portadores, Lorgar incluido, quedaron en estado de shock.Lorgar se sintió traicionado por su padre y se recluyó, deprimido, durante un mes durante el cual no permitió que nadie salvo KorPhaeron y Erebus le visitaran.
Sin embargo, ambos llevaban realmente décadas adorando en secretoa los Dioses del Caos, y convencieron al deprimido Lorgar de que había otros Dioses que deseaban su adoración y que la merecían más que el Emperador.

Día a día KorPhaeron dejó caer su miel en los oídos de su Primarca, hablándole de los viejos dioses de Colchis y de cómo el Emperador estaba equivocado en condenar el instinto natural de la Humanidad de buscar lo divino como una indigna superstición.


Finalmente Lorgar salió de su retiro decidido a iniciar un peregrinaje para descubrir a éstos dioses, encubriéndolo con su regreso a la Gran Cruzada. Un episodio destacado de éste momento fue cuando en el planeta 47-16 los Portadores de la Palabra, sin deseo alguno de convertir a los nativos a la Verdad Imperial, exterminaron a toda la población por adorar a un supuesto “Dios de las Tormentas”; que resulto ser, cuando investigaron a los supervivientes, un culto al Dios Emperador parecido al delos propios Portadores, que contaban incluso con una copia del propio LectioDivinitatus.
Portadores como Sor Talgron quedaron indignados por el malentendido, pero el propio KorPhaeron y sus exterminadores, bajo órdenes directas de Lorgar, exterminaron a ésos supervivientes tras anunciar lo que llegaría a ser el Libro de Lorgar. En ésta época se produjo la segunda Purga, durante la que se acabó con todos aquellos marines terranos que pertenecían a la legión antes de que ésta se encontrara con Lorgar.

Tras el viaje de Lorgar por el Ojo del Terror, su conversión al Caos y la labor Erebus corrompiendo a Horus; los Portadores decidieron encargarse de acabar con los Ultramarines personalmente en Calthpara vengar la afrenta de Monarchia. Fue un ataque sorpresa a traición, convenciendo a los Ultramarines de que querían dejar atrás las diferencias y volver a luchar como hermanos.
Fue el propio KorPhaeron el que dirigió todo el asalto al sistema Calth, jurando destruir completamente el planeta, y estuvo realmente cerca de lograrlo. Los tres planetas hermanos de Calth fueron destruidos con ataques geonucleares. Su antaño suave sol fue rodeado de metales nocivos que aumentaron diez veces su radiación.
La guerra de Calth fue devastadora y terrorífica. Los Ultramarines quedaron impactados ante los millones de cultistas que los Portadores usaban de escudos humanos, y horrorizados por las hordas de Demonios que invocaban. Los Portadores de la Palabra, por su parte, habían subestimado la tenacidad y resolución de su enemigo. Al final, KorPhaeron fue derrotado cuando los refuerzos de Macraggeacudieron para expulsar a los Marines Traidores de la superficie de Calth. KorPhaeron huyó al Torbellino, con lo que no participó en la Batalla de Terra.

Se sabe poco de las actuaciones de KorPhaeron tras la Herejía. Se conoce que está en Sicarus, el planeta de los Portadores de la Palabra en el Ojo del Terror, y que sigue teniendo una voz muy importante en los Portadores. Sin embargo, en tiempos recientes tuvo un conflicto con Erebus:
Lorgar se ha recluido durante milenios en el interior del TemplumInficio, en Sicarus, en donde el Consejo Oscuro regía durante su ausencia. KorPhaeron creía que Erebus había plegado al consejo para cumplir su voluntad y que poseía demasiado poder dentro de la Legión, que parecía estar moldeando a su imagen. Fundó un grupo disidente que fue descubierto por Erebus, y sus líderes fueron identificados por Marduk. El Consejo Oscuro actuó con rapidez y acabó con la Hermandad. KorPhaeron no fue castigado, ya que había roto todos sus lazos con la Hermandad cuando la secta quedó comprometida, y Erebus no quería enfrentarse al Maestro de la Fe.
De éste modo, el hombre que fue el germen de la Herejía sigue vivo y activo en el milenio 41, con aparentemente menos poder sobre los Portadores… pero KorPhaeron siempre ha sido hábil al actuar en la sombra.

Y se dice que, día a día, sueña con acabar con Macragge…

No hay comentarios:

Publicar un comentario